Lo que los aviones estrellados nos enseñan del mundo

Vivimos en guerra y solo nos enteramos cuando un avión cae sobre territorio hostil.

El dato: Los accidentes aéreos de esta última semana han dejado alrededor de 450 muertes. Mientras que los últimos enfrentamientos en la franja de Gaza cobran casi 900 vidas.

Solo el cielo es capaz de mostrarnos lo que ocurre en esta tierra convulsa. Y no lo hace a través de señales divinas, sino por medio de catástrofes aéreas que nos abren los ojos. Hace exactamente 20 años, el mundo conoció la situación de Ruanda a partir de un atentado que derribó el avión del entonces presidente, Juvenal Habyarimana. Pertenecía a la etnia hutu, históricamente enfrentada a otro grupo denominado tutsi. Su asesinato fue la excusa para que los hutus emprendieran una sangría contra los tutsi. Ruanda ardió y murieron más de 800.000 personas.

El 11 de septiembre de 2001, dos aviones raptados derrumbaron las torres gemelas de Nueva York y perpetraron el ataque más grande en la historia de Estados Unidos. Entonces, el terror tuvo nombre y rostro. Era Osama Bin Laden, el enemigo mundial que lideraba Al Qaeda. Aprendimos sobre las reivindicaciones extremas de los grupos de ideología yihadista y las asumimos como una amenaza global que, a día de hoy, se sigue combatiendo.

Hace poco nos volvieron a llover pistas reveladoras. Cayeron del cielo de Ucrania, calcinando 298 vidas y dejando por el precipicio señales de humo que nos muestran que en Europa también la tierra arde. Ucrania, país que perdió este año la península de Crimea a manos de rebeldes apoyados por el estado ruso, hoy pelea por no perder otro pedazo de su territorio. Se trata de Donetsk, una región que autoproclamó su independencia en contra de la voluntad del estado ucraniano y que recibe, al igual que Crimea, el apoyo de Rusia.

Allí, el vuelo MH17 de Malaysia Airlines fue derribado por un misil que tenía como objetivo atacar aeronaves de combate. Pero la premura de la guerra y el hambre de ganarla lo dirigió hacia un avión comercial. Todos muertos. Todos civiles. Ningún responsable.

Esa tragedia activó la paranoia mundial y de repente, aerolíneas estadounidenses y europeas cancelaron sus vuelos a Tel Aviv (Israel). ¿La razón? Un cohete lanzado desde la Franja de Gaza que estalló cerca del aeropuerto de la ciudad y causó en occidente el miedo de tener que llorar muertos en esa guerra ajena.

Las grandes aerolíneas pensaron que el mundo no podía soportar una nueva catástrofe aérea y menos por una guerra injusta… Injusta cuando son civiles europeos o norteamericanos los que mueren. Porque mientras las víctimas sean los niños, mujeres, ancianos, escuelas y hospitales palestinos el rasero parece distinto.

Pero esta tierra no da respiro para pensar en Gaza. Y de Palestina nos vemos obligados a mirar a África. En el norte de Mali murieron este jueves 116 personas a bordo de un vuelo de la aerolínea Air Algérie. Y gracias a las especulaciones iniciales sobre el motivo del accidente, nos enteramos de que esa zona también vive en medio de combates entre las fuerzas armadas del gobierno y los rebeldes yihadistas.

Vivimos en guerra y solo nos enteramos cuando un avión cae sobre territorio hostil. Entonces, con cada vuelo que muerde el polvo comenzamos a armar el croquis del caótico mundo que habitamos. Comprendemos que la tragedias aéreas nos enseñan de otras tragedias, igual de mortíferas pero mucho más invisibles.
Aparece el miedo a volar. Pero la fortuna está de nuestro lado, porque si en cada país con guerra cayera un avión, habría por lo menos 50 accidentes como los de esta semana (ver mapa de guerras). Pero por ahora, solo van dos… Los del cielo hemos corrido con suerte. Lástima que allá abajo no puedan decir lo mismo.

 

@rincondesantos

Fuentes:

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/01/11/actualidad/1326297932_555599.html

http://www.elcorreo.com/bizkaia/internacional/201407/24/zona-manos-yihadistas-20140724180253.html

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/07/140718_vuelomh17_dificultades_investigacion_malaysia_airlines_bd.shtml

http://internacional.elpais.com/internacional/2014/07/22/actualidad/1406050426_629216.html

Jorge Santos

Anuncios

3 comentarios en “Lo que los aviones estrellados nos enseñan del mundo

  1. Vaya reseña amigo, me has dejado con los pelos de punta y eso que no mencionaste el vuelo de Kuala Lumpur y Beijing que desapareció en marzo de este año y aunque hace rato no veo noticias parece que no se sabe nada de nada sobre el tema (al menos nada confirmado)…

    Hay muchas noticias de las cuales ni nos enteramos, algunas son por la “guerra” que se lucha y que todos “sabemos”, pero otras son por guerras que no tenemos la más mínima idea 😦

    • Efectivamente Diana. Ese vuelo que es un completo misterio también tiene su enseñanza, porque una de las teorías es que fueron grupos extremistas chinos los que raptaron el avión. Lastimosamente, no nos alcanza la atención para fijarnos en todos los conflictos que hay en el mundo. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s