El estilo Vicky Dávila

 

“Lo que olvida Vicky es que en ese trabajo de sucia minería ha derrumbado montañas y ha creado un panorama difuso y lleno de humo”

La función de un periodista es preguntar y contar lo que le responden. Esto no implica que se convierta en portavoz de terceros, pero sí que en sus palabras debe guardar  por lo menos la fidelidad con la versión que le dan sus fuentes sobre algo. Si es bueno, el periodista puede, además de contar lo que le dijo su fuente, compararlo con otros puntos de vista y datos que confronten las palabras que le han dicho. Puede objetar, repreguntar, pedir incluso explicaciones cuando algo no queda claro o no es consistente. Pero no juzgar. Eso no. Por lo menos no mientras informa.

Esto último, se lo he visto hacer a Vicky Dávila no una, o dos veces, sino cada vez que la escucho. En aras de mostrarse valiente, crítica y ser esa reportera intrépida que todos admiran, termina desempeñando el papel de panelista que no le corresponde. Está ahí, al frente de los micrófonos o las cámaras, ávida de verdad y entonces comienza a romper con la fuerza de una retroexcavadora para encontrar el oro. Porque la verdad en el periodismo es eso: un mineral precioso, difícil de encontrar.

Pero el buen periodista es artesano. Va al río, toma su totuma y la empieza a menear, con cuidado, sigilosamente para que poco a poco se vaya escurriendo la arena. Espera hasta que el brillo del metal le encandile los ojos y entonces mete la mano. Vicky, sin embargo, saca toda su maquinaria. Comienza a preguntar con la fuerza de la dinamita y adopta una estrategia de acorralamiento. Así (pensará ella) la fuente no tendrá más remedio que acurrucarse y decir lo que sabe, si es que sabe algo. Y si no lo sabe ¡eureka!. Le llega a ella el turno de brillar, de opinar, de juzgar y señalar la ignorancia del interlocutor.

Lo que olvida Vicky es que en ese trabajo de sucia minería ha derrumbado montañas y ha creado un panorama difuso y lleno de humo. La brusca explotación del oro nos ha impedido encontrar la verdad. Y sin ella, lo único que queda es el lucimiento de una figura pública que ostenta el cargo de periodista y lo aprovecha para encontrar el lucimiento personal.

Los espectadores nos vamos al carajo. Presenciamos un acto frívolo y bochornoso. Y cuando termina nos quedamos pensando: ¿qué pasó? Una pregunta que es síntoma evidente de una errada labor periodística. Quedará, eso sí, la sensación de que la pobre Vicky es una mujer verraca, con los pantalones bien puestos para atacar a aquellos que no cumplen su trabajo.

Pero ese mismo talante termina siendo su principal fallo. Porque a Vicky no la necesitamos para que nos enseñe el mal humor de quienes entrevista, ni para que haga quedar mal a todo el que pasa por los medios en que trabaja. La necesitamos para que haga las preguntas precisas, para que explore la verdad y nos la cuente. Para que explique los distintos matices de un hecho.

La  labor de calificarlos es de su audiencia que, si fuese bien informada por la periodista, tendría el criterio suficiente para tomar una posición. No obstante, todos los focos apuntan siempre a la figura de Vicky, a su atrevida forma de preguntar, a sus bruscas irrupciones para cortar el discurso del interlocutor. Es de ella la luz, y a su sombra permanece oculto ese mineral precioso que en medio de una entrevista ha olvidado buscar: el oro… la verdad.

Expresiones que no debió utilizar Vicky Dávila en su entrevista con el director de la Aerocivil

-No se puede poner bravo

-Enójese con sus funcionarios

-¿Y entonces a quién le preguntamos, a mi mamá?

-Eso es una respuesta muy absurda

-Me parece que usted está muy sobrador y está en una pésima actitud

-Usted no puede salir con esa payasada

-Queda muy claro qué clase de funcionario es usted

-Sí tiene por qué saberse (todo el código) porque usted es el director de la aeronáutica.

-Espero que esté así de molesto con sus funcionarios

Jorge Santos

Anuncios

25 comentarios en “El estilo Vicky Dávila

  1. Vicky tenía otro concepto de usted.
    Usted no es la llamada para enjuiciar ni condenar el trabajo de nadie, te veo como que prendes el fósforo haces la hoguera pero al mismo tiempo tratas de apagarla, veo además que haces comentarios absurdos, tontos nos quedamos el público en general como esto que acaba de decir Vicky con que se come……..y lo más preocupantes es que en varias oportunidades en que he tenido la oportunidad de escucharte has hecho lo mismo ESTAS OUT! APRENDE HACER PERIODISMO PERO QUE SEA BUENO.

  2. Llevo años sin escuchar a esta mujer y recuerdo que hace un tiempo me gustaba, pero las cosas han cambiado mucho desde entonces y la verdad es que ni la televisión colombiana me llama sobre manera. No lo hacía cuando vivía allí, ahora que estoy lejos doy gracias por poder evitarla. De hecho, llevo más de 10 meses sin TV así que me encanta enterarme de cosas por medio de personas que hacen tan buenas críticas como tú. Gracias 🙂

  3. La que se veía muy sobrada, o se sentía muy sobrada era Vicky Dávila, y eso la llevo a ser inrrespetuosa con el entrevistado. Pero lamentable es seguir oyendo estupideces de su compañero asegundo cosas que no dijo Lenin. Creo que Vicki Dávila no ha aportado su ascenso y esta llena de soberbia. Debe ser más humilde.

  4. Yo recuerdo que a la señora Vicky davila le pusieron un tiempo a un señor Rafael, creo que se llamaba, que era decano de ley de los Andes, habia sido magistrado, mejor dicho, ese señor sabia lo que decia y la señora viky lo saco porque este señor le llamaba la atencion de las barbaridades juridicas que decia. Esa señora no deberia tener un microfono en la cara.

  5. Gracias a esa forma de supuesta periodista, es que yo he dejado de oírla en radio y en TV hace más de tres años.
    Estos periodistas que se quieren lucir se convierten en Mercaderes de la deshonra pública, es decir, que en la medida que logren deshonrar un entrevistad, en esa misma medida consiguen audiencia. Han enseñado a los radioescuchas a que todo se vale y lo importante es arrastrar por el piso la honra de los que no son del círculo creado de ellos.
    Que porquería de ética, si esto se puede llamar ética.

  6. Vicky Dávila es el ejemplo patetico de lo que NO debe hacer un periodista, no se sabe en donde estudió, esa platica se perdió.

  7. Creo que RCN debe pensar en serio que hacer con esta señora, si sigue asi los oyentes se van a ir y los anunciantes tambien, tanta ignorancia y lo ordinaria acaba con todo, yo no la veo en TV ni la escucho me da asco.

  8. El poder del micrófono genera prepotencia y omnubila, alguien debe rondar estas posiciones dogmáticas como las de la periodista, que en lugar de informar, destruyen y poco contribuyen a “La Paz” que ella tanto pregona a través de su medio informativo.

  9. Realmente sentí pena ajena cuando escuché esta entrevista, Vicky Dávila tiene un estilo que ojalá a ningún otro periodista le de por seguir. No me gusta esta señora, su deber es encontrar la verdad, pero no a punta de insultos. Que RCN la mande hacer unos cursitos de crecimiento personal y humildad, le hacen falta.

    • Incluir en esos cursos uno de PERIODISMO DEL SIGLO XXI donde el periodista es un intelectual, es respetuoso, se informa antes de entrevistar y busca recibir respuestas no darlas.

  10. Hace mucho tiempo Vicky Dávila perdió el rumbo, tomo la función de condenar y no de entrevistar, cuando las cosas no van a ser contestadas como ella considera correcto sencillamente comienza a hablar encima de lo que está diciendo su interlocutor, a ver si evalúa un poco la manera de conducir sus entrevistas y respeta al entrevistado, no hay cosa más molesta que esas interrupciones constantes de su parte.
    Resulta verdaderamente grosera y altanera.

    • Además con su tono burlón y displicente ¿cómo espera que el director de la aeronáutica reaccioné?, aunque es cierto que él debía tener respuestas un poco más claras no le da derecho a Vicky de insultarlo, poner en tela de juicio “la clase de funcionario que es” y demás cosas que decidió decirle.

  11. Creo que hace mucho tiempo no veo noticieros ni escucho radio y es por que en ese mismo tiempo apareció Vicky Davila con su forma de narrar noticias y de entrevistar a la gente tan desagradable, tan atrevida y tan petulante que la verdad no me parece que sea un estilo si no una falta de educación, lo peor es que unos cuantos periodistas más son iguales por no decir todos… Los de esos dos canales rcn y caracol… :/

  12. Me cae súper mal. La escuchaba todas las mañanas y ahora apago el equipo del carro cuando la escucho. Me parece que se mete mucho en lo que no le importa sin saber con presicion lo que esta juzgando. Además pienso que tiene rabo de paja.

  13. Es triste que una persona se aproveche de un microfono para atacar, por que esto no fue una entrevista sino un atropello contra un funcionario que se paso de honesto al recocer que desconocia algunos pasajes de la biblia.. y lo mas terrible es que se presenta como una abanderada de la lucha contra el matoneo……

  14. Excelente el simil con lamineria. En este caso no encontro nada. Solo dejo el daño ambiental. La desolacion. La contaminacion (cianuro) veneno y ((mercurio) pesadez en quienes la escuchamos ese dia. Pero de valor… nada

  15. Estoy sorprendido como todos estamos enfocados en lo q dice Vicky, y este inepto q se le nota le dieron el puesto por pura burocracia no ha tenido un juicio por semejante fala de manejo e ignorancia de su rol.

    Ya quisiera ver a uno de ustedes montados en los aviones que tuvieron que ser desviados…que susto, qur peligro de accidente con vicitmas incalculables, y que perdida de tiempo….y Avianca en mi caso dijo q no respondía….a muchos de nosotros nos toco por flota para llegar

    • Hola José Carlo. Considero natural que en este espacio la gente se enfoque en el papel de Vicky, dado que mi análisis está únicamente dirigido a ello. Son tan grandes los alcances de un mal tratamiento periodístico, que se puede desviar la atención del verdadero problema: en este caso, la situación de riesgo y temor que atravesaron unos pasajeros.

      Creo que, efectivamente, a ninguno le gustaría pasar por una experiencia tal. Pero de la misma forma considero que el debate sobre la labor del funcionario es tan válido como el de la labor del periodista. Lastimosamente, la riña entre estos dos personajes ha provocado que todos los focos apunten a la discusión. Si se hubiera dado un buen tratamiento a esta información, seguramente tendríamos más conocimiento de casos como el tuyo y más elementos de juicio para hablar de responsabilidades. Esa es nuestra verdadera labor.

      Gracias por compartir tu opinión.

  16. SEÑORES
    Deberían ir al asunto en cuestión …el señor Lenis fue presidente de AVIANCA por lo cual debería manejar el R.A.C . Ademas antes de defender deberían averiguar por que salio de la aerolínea en la que fue presidente.
    ahí les dejo para que no hablen sin saber.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s